,

Navidades australianas

Siempre habíamos visto por la tele esa gente que pasaba las Navidades en bañador, aquello nos parecía más de película que de realidad y mira tú por dónde que hemos acabado viviéndolas así, unas Navidades en verano.

Aún estábamos en Brisbane cuando ya se empezaban a ver los adornos de Navidad y la sensación me recordaba a las típicas luces de Navidad que los dueños del bar han decidido dejar hasta las navidades que viene y aún con el calor de agosto, ahí siguen, que parece que se van a derretir. Esa sensación fue la misma desde Brisbane hasta Melbourne, donde los adornos allí seguían a pesar del calor. Era algo muy raro, ese Papa Noel vestido con su traje rojo de guata a 30 grados, aunque al menos llevaba gafas de Sol…es lo que tiene ser el mismo Papa Noel en el mundo entero!

Calles de Melbourne

Tímidos adornos de Navidad

Playas con espumillones

Y si el ambiente no parece demasiado navideño porque no hay frío, ahí están los australianos para dejarte claro que es Navidad con los adornos de sus casas. Algunos tenían en el jardín algo más parecido a un parque de atracciones navideño…siendo el típico muñeco de Papa Noel escalando por el balcón el adorno elegido sólo por los más minimalistas.

Luces de Navidad en las casas australianas. Sidney.

Jardines verano-navideños

Santa, los renos y la playa

En nuestras particulares navidades, también las pasamos medio en familia! Porque tuvimos la suerte de coincidir con Amparo ( la hermana de Jose Antonio). Pasamos la Nochebuena en el parque nacional de Murramarang, un famoso parque al este de Canberra y aunque limitados por nuestros cacharros de camping, nuestra cena fue digna de esta noche pues nos preparamos un rico solomillo a la mostaza con batatas acompañado de un aceptable vino australiano.

Nuestra humilde mesa navideña

Y como hemos sido muy buenos, hasta de Ulises se acordó Papá Noel!

Los regalos de Papá Noel en Ulises

Y llegó el 25 de Diciembre fun fun fun y con este calor lo que más apetecía era una comida/barbacoa al aire libre. Así lo celebran los australianos y nosotros no fuímos menos. Nuestras Navidades las pasamos en el pueblecito de Narooma. Un precioso pueblo a la orilla del mar, entre focas, pelícanos y manta rayas. Desde luego unas Navidades muy diferentes, lo más parecido a nuestras anteriores navidades es que aquí los peces también beben en el río ( o en el mar) como dicen nuestros villancicos.

Navidad en Narooma

Narooma

Comida de Navidad

La Noche de fin de año la pasamos en Melbourne y entre amigos! El día empezó con un desayuno en casa de la familia de nuestro anfitrión Dash.

Desayuno australiano

Picotear algo en el mercado de Melbourne y unas cañitas en una terraza flotante al sol de Diciembre.

Mercado de Melbourne

La fiesta empieza por la tarde, en casa de unos amigos y de aquí la gente se va a algún local a recibir el año con una buena fiesta. Así lo hicimos también nosotros incluyendo por supuesto las uvas que colamos en la discoteca para a las 12 ante la mirada atónita de los que nos rodeaban ir tomándonoslas una a una como marca la tradición.

Comienza la fiesta (ojo al intruso entre Dash y Sebas)

A punto de recibir el año!!

El año empezó con un rico desayuno reconstituyente y es que a los australianos les encanta desayunar fuera, de hecho celebran más cosas con desayunos que con cenas, no hay nada como empezar bien el día.

Y quedan los Reyes Magos! Que para nuestro asombro, los vimos en algún Belén que otro, sin embargo, la noche del 5 no los vimos pasar. Aunque hay que decir que cómo estábamos en medio de la Reserva de Wilsons Promontory sin ninguna carretera que llegase a donde estábamos acampados, era un poco difícil llegar con los camellos y todos los regalos. Eso sí, nos dejaron algún que otro peluche de los de verdad en la naturaleza de este lugar tan espectacular.

Aquí estábamos el día de Reyes. Un regalo en sí.

El animal mas achuchable del mundo. Un wombat.

“ Y pide que el camino sea largo…”

¡Un abrazo grande familia!

4 comentarios
  1. Jesus
    Jesus Dice:

    Os advierto que al menos por Madrid han sido hasta final de año primaverales.Maria y yo como sabeis tambien tenemos la costumbre de pasar fin de año fuera de Madrid,eso si en esta ocasion muy cerca de Madrid,las abuelas no nos dejaban alejarnos mucho asi que nos fuimos a Segovia….otro año nos escapamos a Australia…prometido…buen 2018.Besos y abrazos.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.